Síguenos: Síguenos en FacebookSíguenos en Twiter
Ir al inicio
Síguenos
Secciones
Cursos temáticos

Gran curso de fotografía

Técnica fotográfica

Velocidad de obturación y movimiento

El obturador tradicional consiste en unas cortinas situadas delante de la película que se abren y permiten pasar la luz que impresiona el negativo. Las modernas cámaras digitales disponen de obturadores electrónicos. En cualquier caso, al accionar el disparador lo que hacemos es abrir el obturador y permitir que la luz llegue al sensor durante un tiempo determinado.

Este tiempo de exposición de denomina velocidad de obturación o simplemente velocidad, y se mide en fracciones de segundo: que van normalmente desde 1/4.000 ó 1/8.000 seg. a 30 segundos. Existe además un modo B que mantiene el obturador abierto mientras pulsamos el disparador.

Una velocidad mayor significa que el sensor recibirá luz durante menos tiempo y viceversa. Por ejemplo 1/2000 seg. es una velocidad más rápida que ½ seg., por lo tanto el sensor recibirá menos luz con 1/2000.

Una variación de 1 punto respecto a los valores de la tabla (las cámaras modernas permiten escoger también valores intermedios) duplica o divide por la mitad el tiempo de exposición y, por tanto, la luz que llega al sensor. Entonces, si pasamos de 1/500 a 1/250 disminuimos la velocidad por la mitad y llega más luz al sensor, el doble en este caso. Si aumentamos la velocidad de 1/30 a 1/60 sucede justo lo contrario.

Las velocidades lentas pueden provocar que una imagen salga movida. Para evitar que las imágenes tomadas a pulso salgan borrosas, es recomendable usar como mínimo una velocidad  igual o inmediatamente superior a la distancia focal que estamos usando en formato completo. Por ejemplo, si empleamos un objetivo estandar de 50mm. (30mm. en APS-C y 25 mm. en Cuatro Tercios) no deberíamos disparar a una velocidad de menos de 1/50 seg. En caso de usar un tele de 200 mm. (125 mm. en APS-C y 100 mm. en Cuatro Tercios) la velocidad mínima recomendada sería 1/200.

Bañista en la playa

Con una velocidad de obturación rápida de 1/500 o más congelamos el movimiento del bañista y del agua.

Los modernos sistemas de estabilización de imagen permiten reducir esta velocidad en 2 ó 3 pasos: en el caso del objetivo de 50 mm. podríamos disparar con garantías a 1/15 ó 1/8 y en el 200 mm. a 1/60 ó 1/30.

Las velocidades más rápidas permiten congelar el movimiento. Una velocidad de 1/250 permite fotografiar perfectamente nítido a un corredor; a 1/500 ó 1/1000 inmovilizaremos a un coche a toda velocidad.

Paisaje con agua

Con una velocidad de obturación de 1 segundo conseguimos que el agua tenga un aspecto algodonoso.

Las velocidades lentas, por su parte, requieren el uso de un trípode y hacen que los objetos en movimiento aparezcan borrosos. Al fotografiar un torrente a una velocidad lenta, 1/8 o menos, el agua adquirirá un aspecto algodonoso. En una carretera al oscurecer, si exponemos durante varios segundos, los coches en movimiento se plasmarán en forma de líneas brillantes producidas por sus faros.

<<Anterior || Siguiente>>
Técnica fotográfica
Aprender a ver || Sujetar la cámara || El enfoque || Velocidad de obturación y movimiento || El diafragma || Profundidad de campo || Exponer correctamente || Modos de exposición || Selccionar el objetivo adecuado || El uso del flash || Un momento de reflexión || Componer la imagen

En la Red desde enero de 2011. El uso de www.grancursodefotografia.com implica la aceptación
de los términos y condiciones. Todos los textos de esta web son originales. Se permite el uso de los contenidos citando
la fuente y añadiendo un enlace a esta web de la siguiente manera:" Fuente:www.grancursodefotografia.com ".
Contacto:contacto